R_Marianas

Las Revelaciones Privadas



Últimos mensajes de Nuestro Señor Jesús Cristo y de la Santísima Virgen:


Revelaciones Marianas 







“No extingáis el Espíritu;
no despreciéis las profecías;
examinadlo todo y quedaos con lo bueno”
(1 Tes 5,19-21).


1. Revelación «pública» y revelación «privada»
La Revelación (del latín revelare= quitar el velo, manifestar una cosa oculta), en sentido estricto, es el acto sobrenatural por el que Dios comunica al hombre, bien inmediatamente (por Sí mismo) o mediatamente (a través de un intermediario divinamente autorizado) sus enseñanzas y sus quereres.

La Teología católica ha hecho siempre una clara distinción entre Revelación pública y la Revelación privada.

.   La Revelación pública es la que se dirige a toda la Humanidad como parte de la fe universal.
Tuvo su inicio con el amanecer de la humanidad en nuestros Primeros Padres. En efecto, Dios —como ha enseñado el Concilio Vaticano II— «queriendo abrir el camino de la salvación sobrenatural, se manifestó desde el principio a Sí mismo a los Progenitores. Tras su caída, los reanimó con la promesa de la Redención en la esperanza de la salvación (Cfr. Génesis 3,15) y tuvo constante cuidado del género humano. Después de haber Dios hablado reiteradamente y de múltiples modos por medio de los Profetas, al fin… nos habló por medio de su Hijo (Hebreos 1,1-2). Mandó, en efecto, a su Hijo, esto es, al Verbo eterno que iluminó a todos los hombres a fin de que morase entre ellos y les explicase los secretos de Dios… Él (Cristo) llena y completa la revelación, corroborándola con el testimonio divino puesto que Dios está con nosotros para librarnos de las tinieblas del pecado y de la muerte y resucitarnos a la vida eterna. La economía cristiana, por tanto, en cuanto que es alianza nueva y definitiva, no cesará jamás, no siendo de esperar que se produzca ninguna otra revelación pública antes de la manifestación gloriosa de nuestro Señor Jesucristo» (Cfr. 1ª Timoteo 6, 14; Tito 2,13), (Constitución dogmática Dei Verbum, cap. 1, números 3-4).

Así pues, la Revelación pública abarca dos grandes períodos: el Judaico o del Antiguo Testamento y el Cristiano o del Nuevo Testamento, conteniéndose toda ella en la Sagrada Escritura y en la Tradición.

.   Las revelaciones privadas son aquellas que se dirigen a una sola alma o a un determinado número de almas (y no como la Revelación pública que se dirige a toda la Humanidad) sin que constituyan una parte necesaria de la fe universal. Pueden darse mediante apariciones, locuciones, etc. (afectando a los sentidos externos) o bien mediante visiones, revelaciones, etc. (interesando a los sentidos internos)
2. Características de las revelaciones privadas
.   De conformidad con la Teología católica, estas revelaciones privadas son posibles, reales, relativamente raras, necesariamente subordinadas a la revelación pública, extrañas al Depósito de la Revelación y útiles.
1). - Son, en primer lugar, posibles. Del hecho mismo de que la Iglesia las someta a su juicio, se deduce que no las descarta «a priori», teniéndolas, por tanto, como posibles. Hasta algunas las ha permitido y alabado. Es pues obvio que Dios, por el hecho de haber dado a la humanidad una Revelación pública y general, no ha renunciado en modo alguno a la libertad de agregar, según su beneplácito, algunas revelaciones privadas, particulares, menos extensas y, a las veces, individuales del todo. La riqueza del misterio de Dios es inagotable y Dios nunca renunció a tener contactos directos con las almas a fin de instruirlas, siendo de notar, a este respecto, la profecía de Joel (3,1), el cual, hablando del reino mesiánico, dijo: “Y ocurrirá seguidamente (un día) que: yo derramaré mi Espíritu sobre los hombres, y vuestros hijos e hijas llegarán a ser profetas, vuestros adultos tendrán sueños y vuestros jóvenes verán visiones”. Por lo que son posibles.
2). - En segundo lugar, son reales, al menos en ciertos casos, por el simple hecho de que la propia Iglesia permite que algunas de tales revelaciones circulen entre los fieles y alguna (por ejemplo, la del Sagrado Corazón a Santa Margarita María Alacoque) haya llegado a ser fundamento incluso de un culto litúrgico y oficial.
Los criterios para aceptar la realidad de una revelación y percibir el elemento humano que en ella se haya podido infiltrar, son tres, que hacen relación: a la persona que recibe la revelación, a la materia a la que la misma se refiere y a los efectos que produce.
.   a). - La persona favorecida con revelaciones ha de ser considerada en sus cualidades, tanto naturales como sobrenaturales. Cualidades naturales, o sea, su temperamento (si es equilibrado o más bien psiconeurótico, histérico) cualidades intelectuales (si es persona de buen sentido o tal vez fantástica o exaltada); cualidades morales (si es persona de buen sentido o, por el contrario, dada a exagerar y a inventar). Cualidades sobrenaturales, o sea, si está dotada de una virtud sólida, si es obediente y, de un modo particular, si tiene sincera y profunda humildad (o, por el contrario, trata de exhibirse). Todos estos elementos (cualidades naturales y sobrenaturales de la persona) aun cuando resultaran positivos, no prueban ciertamente la realidad de la revelación; mas, con todo, resultan un elemento válido para ayudar a juzgar el valor de las aserciones de la persona que se dice favorecida con revelaciones. Y si, por el contrario, los indicados elementos resultasen negativos, no sería aceptable la realidad de la revelación (Cfr. Lambertini, «De Servorum Dei beatificatione et canonizatione» L. III, cap. 51, n.3).
.   b). - Otro criterio para comprobar la realidad de una revelación es la materia de la que las revelaciones se refieren. Toda revelación que sea realmente (no solo aparentemente) contraria a la fe, a las buenas costumbres o al decoro, debe ser inexorablemente rechazada puesto que Dios no puede contradecirse enseñando cosas contrarias a lo que enseña la Iglesia, guardiana oficial del Depósito de la Fe. Otro tanto cabe decir de cuanto se oponga a la enseñanza unánime de los Padres y Teólogos (aunque no ya si se trata de opiniones controvertidas). No pueden tampoco admitirse como provenientes de Dios las exigencias de cosas imposibles de cumplir. Más si, por el contrario, lo contenido en la revelación privada no solo es ortodoxo, sino que también rebasa la capacidad natural del escritor, tenemos entonces en ello un criterio válido para su preternaturalizad.
.    c). -Un tercer criterio para comprobar la realidad de una revelación lo constituyen los efectos que la misma producen. Por sus frutos, en efecto, se conoce el árbol. Las revelaciones reales y verdaderas producen serenidad y paz; las falsas, en cambio, turbación, tristeza, desánimo, etc. frutos de arte diabólico. Las revelaciones verdaderas reafirman al alma en la virtud, sobre todo en la humildad. Las falsas, en cambio, producen orgullo (Cfr. Santa Teresa de Jesús, II Castillo interior, mansión VI, c. VIII).
Y es necesario así mismo tener presente que una revelación puede ser real, es decir, verdadera en su esencia y falsa en sus detalles. Lo cual se debe principalmente a la injerencia de la actividad humana, propia del instrumento (sin que ella se dé cuenta de ello) en la acción divina, sobrenatural, de Dios; lo cual se verifica, de modo particular en las revelaciones escritas por personas dotadas de una fantasía extraordinariamente viva. A causa de tal filtración, vienen a las veces a darse en las revelaciones privadas errores de ciencias físicas, de ciencias históricas, ideas, prejuicios o sistemas teológicos etc. De esta suerte se dan como divinamente reveladas cosas que son fruto de la imaginación. Dios, en efecto, no tiene por qué corregir los prejuicios y errores científicos que puedan anidar en la mente de los videntes, ya que su mira es el bien espiritual de los mismos y no su formación intelectual.
3).- Las revelaciones privadas (aparte de ser posibles y reales) son igualmente, en tercer lugar, relativamente raras. Se trata, efectivamente, de intervenciones sobrenaturales extraordinarias y, por tal motivo, fuera de lo corriente, es decir, raras. Por eso, la Iglesia, ante dichas revelaciones, se mostró siempre muy reservada y procedió con gran cautela y extremada circunspección. Y su aprobación, una vez concedida, se ha de entender más en un sentido negativo que positivo (esto es, en el sentido de que, en tales escritos, en general, nada hay que se oponga a la fe ni a las costumbres).
4).- Las revelaciones privadas, en cuarto lugar, se hallan necesariamente subordinadas a la Revelación pública. En efecto, deben ser juzgadas a la luz de la Revelación pública: de conformarse con ella, pueden ser verdaderas; más si, por el contrario, discrepan, deben tenerse por falsas; ahora bien, sin son dudosamente conformes, han de tenerse por dudosas (esto es, no necesariamente falsas ni verdaderas). Lo que es incierto y discutible (como sucede con la revelación privada) debe ser juzgado a la luz de lo que es cierto e indiscutible (como lo es la Revelación pública). No es la Revelación pública la que depende de las revelaciones privadas, sino que son las revelaciones privadas las que dependen de la Revelación pública.
5).- Las revelaciones privadas, en quinto lugar, son extrañas al Depósito de la Revelación pública a la que nada sustancialmente nuevo pueden añadir. Aun en el caso de que sean admitidas las revelaciones privadas, la Iglesia no las impone a la creencia de los fieles (como, por el contrario, lo hace con la Revelación pública), por lo que la Iglesia nunca tuvo por «herejes» a quienes se negaron a admitirlas, si bien eso no quita el que esos tales puedan ser tal vez imprudentes y temerarios al rechazarlas. Las revelaciones privadas, en la hipótesis de que sean de origen divino, obligan tan solo a quienes han sido favorecidos por Dios con ella, así como a todos aquellos a quienes tienen la certeza de su realidad histórica y teológica. Se trata con todo de prestarles una fe puramente «humana» (no ya «católica»), como lo declaró Benedicto XIV, «¿qué pensar —se pregunta él— de las revelaciones privadas aprobadas por la Iglesia, como son, por ejemplo, las de Santa Ildegarda, Santa Brígida y Santa Catalina de Siena…?». Y da esta respuesta: «A dichas revelaciones, por más que están aprobadas, no se debe ni se puede prestar un asentimiento de fe católica sino tan solo un asentimiento de fe humana, conforme a las normas de la prudencia, según las cuales las indicadas revelaciones son probables y piadosamente creíbles» (De Servorum Dei Beatificationes, L. III, c. 53, nº 15; Cfr. L. II, c. 32, nº 11; Bassano 1767, t. III, p. 277; t. II, p. 138-139).

6).- Las revelaciones privadas, en sexto y último lugar, son útiles. Aun cuando nada sustancialmente nuevo añadan o puedan añadir, a la Revelación «pública» (ya completada en Cristo), no por eso se las debe tener por inútiles. Ellas, en efecto, son de gran utilidad para las almas de aquellos a los que se comunican. Y esto de múltiples modos: nutriendo y desarrollando la fe y la piedad de la Iglesia; suministrando una más clara inteligencia de las verdades y de los documentos de la Revelación pública. Por medio de las revelaciones (privadas), Dios nos ayuda a extraer un mayor provecho de la Revelación (pública).



A CONTINUACIÓN, PRESENTAMOS EXTRACTOS DE

LA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL VERBUM DOMINI DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI SOBRE LA PALABRA DE DIOS EN LA VIDA Y EN LA MISIÓN DE LA IGLESIA

Tomado de la Página del Vaticano:


VERBUM DEI
«En el principio ya existía la Palabra,
y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios...
y la Palabra se hizo carne» (
Jn 1,1.14)

El Dios que habla
Dios en diálogo
La novedad de la revelación bíblica consiste en que Dios se da a conocer en el diálogo que desea tener con nosotros. La Constitución dogmática Dei Verbum había expresado esta realidad reconociendo que «Dios invisible, movido de amor, habla a los hombres como amigos, trata con ellos para invitarlos y recibirlos en su compañía». Sin embargo, para comprender en su profundidad el mensaje del Prólogo de san Juan no podemos quedarnos en la constatación de que Dios se nos comunica amorosamente. En realidad, el Verbo de Dios, por quien «se hizo todo» (Jn1,3) y que se «hizo carne» (Jn1,14), es el mismo que existía «in principio» (Jn1,1). Aunque se puede advertir aquí una alusión al comienzo del libro del Génesis (cf. Gn 1,1), en realidad nos encontramos ante un principio de carácter absoluto en el que se nos narra la vida íntima de Dios. El Prólogo de Juan nos sitúa ante el hecho de que el Logos existe realmente desde siempre y que, desde siempre, él mismo es Dios. Así pues, no ha habido nunca en Dios un tiempo en el que no existiera el Logos. El Verbo ya existía antes de la creación. Por tanto, en el corazón de la vida divina está la comunión, el don absoluto. «Dios es amor» (1 Jn 4,16), dice el mismo Apóstol en otro lugar, indicando «la imagen cristiana de Dios y también la consiguiente imagen del hombre y de su camino». Dios se nos da a conocer como misterio de amor infinito en el que el Padre expresa desde la eternidad su Palabra en el Espíritu Santo. Por eso, el Verbo, que desde el principio está junto a Dios y es Dios, nos revela al mismo Dios en el diálogo de amor de las Personas divinas y nos invita a participar en él. Así pues, creados a imagen y semejanza de Dios amor, sólo podemos comprendernos a nosotros mismos en la acogida del Verbo y en la docilidad a la obra del Espíritu Santo. El enigma de la condición humana se esclarece definitivamente a la luz de la revelación realizada por el Verbo divino.
Dimensión escatológica de la Palabra de Dios
De este modo, la Iglesia expresa su conciencia de que Jesucristo es la Palabra definitiva de Dios; él es «el primero y el último» (Ap 1,17). Él ha dado su sentido definitivo a la creación y a la historia; por eso, estamos llamados a vivir el tiempo, a habitar la creación de Dios dentro de este ritmo escatológico de la Palabra; «la economía cristiana, por ser la alianza nueva y definitiva, nunca pasará; ni hay que esperar otra revelación pública antes de la gloriosa manifestación de Jesucristo nuestro Señor (cf. 1 Tm 6,14; Tt 2,13)». En efecto, como han recordado los Padres durante el Sínodo, la «especificidad del cristianismo se manifiesta en el acontecimiento Jesucristo, culmen de la Revelación, cumplimiento de las promesas de Dios y mediador del encuentro entre el hombre y Dios. Él, que nos ha revelado a Dios (cf. Jn 1,18), es la Palabra única y definitiva entregada a la humanidad». San Juan de la Cruz ha expresado admirablemente esta verdad: «Porque en darnos, como nos dio a su Hijo, que es una Palabra suya, que no tiene otra, todo nos lo habló junto y de una vez en esta sola Palabra... Porque lo que hablaba antes en partes a los profetas ya lo ha hablado a Él todo, dándonos el todo, que es su Hijo. Por lo cual, el que ahora quisiese preguntar a Dios, o querer alguna visión o revelación, no sólo haría una necedad, sino haría agravio a Dios, no poniendo los ojos totalmente en Cristo, sin querer otra cosa o novedad».

Por consiguiente, el Sínodo ha recomendado «ayudar a los fieles a distinguir bien la Palabra de Dios de las revelaciones privadas», cuya función «no es la de... “completar” la Revelación definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época de la historia». El valor de las revelaciones privadas es esencialmente diferente al de la única revelación pública: ésta exige nuestra fe; en ella, en efecto, a través de palabras humanas y de la mediación de la comunidad viva de la Iglesia, Dios mismo nos habla. El criterio de verdad de una revelación privada es su orientación con respecto a Cristo. Cuando nos aleja de Él, entonces no procede ciertamente del Espíritu Santo, que nos guía hacia el Evangelio y no hacia fuera. La revelación privada es una ayuda para esta fe, y se manifiesta como creíble precisamente cuando remite a la única revelación pública. Por eso, la aprobación eclesiástica de una revelación privada indica esencialmente que su mensaje no contiene nada contrario a la fe y a las buenas costumbres; es lícito hacerlo público, y los fieles pueden dar su asentimiento de forma prudente. Una revelación privada puede introducir nuevos acentos, dar lugar a nuevas formas de piedad o profundizar las antiguas. Puede tener un cierto carácter profético (cf. 1 Ts 5,19-21) y prestar una ayuda válida para comprender y vivir mejor el Evangelio en el presente; de ahí que no se pueda descartar. Es una ayuda que se ofrece pero que no es obligatorio usarla. En cualquier caso, ha de ser un alimento de la fe, esperanza y caridad, que son para todos la vía permanente de la salvación.


Fin de la Cita

/////

Una Revelación Privada Actual

Luz de María de Bonilla

Tomado Textualmente de la Pagina “Revelaciones Marianas”
http://revelacionesmarianas.com/luz_de_maria.html

La vida de Luz de María ha sido guiada por Dios desde su nacimiento en un pequeño país de Centroamérica: Costa Rica. Actualmente reside en Argentina.
 Ella procede de una familia de profundas raíces cristianas, en donde junto a sus hermanos, fue creciendo rodeada de un ambiente de espiritualidad, siendo la Eucaristía el centro de su vida. Su juventud transcurrió junto a la presencia de su amado Ángel Custodio y de la Madre Santísima quienes fueron sus compañeros y confidentes. Desde entonces le participaban de Manifestaciones Celestiales, presagiando así lo que se concretaría poco a poco años más tarde.

Junto al desenvolvimiento de su vida profesional, forma un hogar el cual hoy consta de 15 miembros, los que la acompañan desde que comienzan a darse en su hogar Manifestaciones Divinas: tales como exudaciones de imágenes religiosas, aromas inexplicables, entre otros, haciendo de esta forma que su familia y allegados fueran testigos de la experiencia espiritual de Luz de María.

Durante la Semana Santa del año 1990 se da el encuentro definitivo con la Madre Santísima, quien le anuncia la recuperación física de una enfermedad que padecía y la acoge de manera especial para prepararla al encuentro con Su Divino Hijo, comenzando así un largo camino durante el cual le van esclareciendo de forma sutil la misión que el Cielo tenía designada para ella. 

Comienza así una nueva etapa en su experiencia mística, la cual la llevará a experimentar profundos éxtasis no sólo en presencia de su familia, sino de personas cercanas que luego se reunirían para orar, conformando de esta forma un Cenáculo, que la acompaña hasta la fecha.
Al transcurrir los años, Jesús y la Madre Santísima la van formando para que ella sea instrumento útil en manos del Alfarero Divino y se abandone en la Voluntad del Señor, cargando junto a Cristo el dolor de la Cruz que penetra físicamente en su cuerpo y en su alma. (1)

Después de una larga espera durante la cual Cristo y la Madre Santísima la prepararon paulatinamente solicitándole discreción en ese periodo, el Cielo le ordena transmitir a toda la humanidad la Divina Palabra que ha recibido y que continúa recibiendo. Desde ese momento Cristo va abriéndole camino y dirigiendo sus pasos por donde la Voluntad Divina desea que llegue el Llamado del Cielo.

Luego de que le dieran la Orden Divina de darse a conocer, y bajo la inspiración del Espíritu Santo comenzó a visitar diversos países, especialmente de América Latina dando entrevistas radiales y conferencias abiertas al público. De ahí han surgido hermanos deseosos de poner en práctica las enseñanzas de la Palabra Divina, formándose Cenáculos de oración y praxis del Evangelio, manteniéndose en una constante lucha por alcanzar una vida plena en el cumplimiento de la Voluntad de Dios y el amor al prójimo.

Luz de María va percibiendo que con el transcurrir del tiempo la Palabra de Cristo y de la Madre Santísima que ella recibe alcanzan un tenor diferente en cuanto a la magnitud e intensidad, esto debido a la proximidad de los acontecimientos a los que la humanidad se enfrentará. Sin embargo, en cada Llamado Divino prevalece el Amor, la Misericordia y a la vez la Justicia Divina, anunciando y denunciando la cercanía de la Purificación, fruto de la desobediencia del hombre y del mal manejo que éste ha dado a los adelantos en todos los campos, transformándose así el hombre en el flagelo de sí mismo.

Cristo le anticipa persecución, injusticia, difamación y calumnias a las que se verá enfrentada por aquellos que no acepten estos Llamados Divinos y que no se cansarán de perseguirla para tratar de terminar con esta Obra, pero ella acepta, a sabiendas de que como instrumento de Cristo debe seguir el mismo camino que Cristo transitó en la Tierra.

La Madre Santísima es su consejera y de la Mano de la Madre, hasta el día de hoy, continúa siendo fiel discípula de Cristo, viviendo diversas experiencias místicas en las que Cristo le comparte su padecer en la Cruz.

Junto a ella se han mantenido Sacerdotes de varios países que la acompañan, mas como le dice Cristo mismo: “tu director espiritual soy Yo”, ya que es Cristo quien guía cada uno de sus pasos y todo lo que ella hace.   El Padre José María Fernández Rojas, quien desde el comienzo de las manifestaciones se ha mantenido Junto a ella como su confesor, ha acompañado también a su grupo de oración dentro del cual tres religiosas, han sido parte inseparable desde que se conformara el cenáculo, hace ya 24 años, siendo una de ellas licenciada en teología se ha podido mantener la más estricta observancia y análisis de la palabra revelada. 

La Misión de Luz de María, en total obediencia a Cristo, es ser instrumento de la Verdad Divina en este instante, anunciando y denunciando lo que Nuestro Señor Jesucristo y Nuestra Madre Santísima le indiquen para que los hijos de Dios sigan luchando por su propia conversión y la de todos sus hermanos, reconociendo y combatiendo con fuerza el mal que les rodea, y decididos continúen el camino de la Salvación en todos los aspectos de la vida.

Es así como la Palabra Divina que recibe Luz de María invita a la humanidad como hijos de un mismo Padre a alcanzar la unidad de todos como hermanos, siendo cumplidores del primer mandamiento y eco del llamado de Cristo que convoca a Su Pueblo a ser uno solo. 


(1)     Referencia: Previo al momento en que Cristo le comparte Su Pasión Luz de María comienza a percibir un estado particular el cual le hace reconocer anticipadamente la manifestación de este prodigio, llevándola posteriormente a caer en un profundo éxtasis, reflejando una escena dramática para los testigos debido al gran sufrimiento no solo físico sino espiritual; comenzando a hacerse visibles las heridas en manos, pies, costado del pecho y en la cabeza, en algunas ocasiones se manifiestan lágrimas de sangre la cual emana un intenso perfume que llega a inundar toda la habitación. Finalizado el éxtasis el cual puede durar desde una a varias horas, las heridas se cierran regenerando su carne y su piel, quedando visible solo la sangre emanada de dichas heridas...


Fin de la Cita

Esta Revelaciones, actualmente en desarrollo, nos hablan con mucha belleza y profundidad de la Santa Doctrina de la Iglesia, y nos hacen serias advertencias sobre los tiempos que estamos viviendo, la necesidad de conversión y oración permanente por una humanidad cada día más alejada de Dios.

Iremos “replicando” acá textualmente los dos últimos mensajes publicados en la Página “Revelaciones Marianas

Pedimos al Espíritu Santo su asistencia permanente y el discernimiento para siempre acertar con su Santa Voluntad.

Oración al Espíritu Santo e inspirada a Luz de María con aprobación eclesiástica


Mensajes
/////


MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
A SU AMADA HIJA LUZ DE MARÍA

14 DE JULIO DEL 2018



Amado Pueblo Mío:

LES LLAMO A SALVAR EL ALMA… 
LA SALVACIÓN ES UNA DECISIÓN PERSONAL, POR ELLO TIENEN QUE RECONOCER QUE SON CREATURAS MÍAS Y QUE NO SON SOLO CARNE, POSEEN CUERPO, ALMA Y ESPÍRITU (Cf. I Tes 5,23) Y TIENEN QUE OBRAR Y ACTUAR EN MI VOLUNTAD PARA QUE SEAN MERECEDORES DE LA VIDA ETERNA.

Amado Pueblo Mío, la Humanidad posee la oportunidad de hacer un alto en su camino, si no lo hace por sí misma, padecerá su mala decisión, su indiferencia, su necedad e irreverencia ante Nuestra Trinidad. El desenfreno se ha posesionado del hombre, la locura del mal les mantiene girando sin detenerse, atrayéndoles hacia el precipicio.

¿Qué es el hombre de esta generación?... 
¿Qué eres tú?...

Llegará el tiempo en que el varón será como la mujer y la mujer como el varón, sus ropajes no se distinguirán, su comportamiento será contrario a su naturaleza.

La división en los hogares reinará, los hijos tendrán el poder y los padres no lograrán ser escuchados. El esposo dejará a la esposa y viceversa, todo será tomado con naturalidad, entrando en decadencia la familia. ESA ES LA ESTRATEGIA DEL DEMONIO QUE, EMBISTIENDO A LA FAMILIA, SABE QUE ASÍ LE ES MÁS FÁCIL LLEGAR A DESORDENAR LA SOCIEDAD.

¡Pueblo Mío!, ¿reconocen esas Palabras profetizadas por Mi Madre  que  ya se están cumpliendo?

MI IGLESIA HA ENTRADO EN CAOS. Algunos que se encuentran extraviados se acercan a Mi Iglesia, no para corregirse, sino para continuar dentro del mal uso del libre albedrío y sentirse amparados dentro del mal en que viven.

El libertinaje es desobediencia y quien vive en la desobediencia se encuentra en rebelión, y esta lleva al caos y a la degeneración total, que es el resultado que el enemigo del alma necesita.

Poseen conciencia para que decidan el camino a seguir y para actuar rectamente, necesitan la asistencia de Mi Santo Espíritu, pero no saben cómo pedir discernimiento…  Algunos piensan que con poseer conocimientos académicos razonan muy bien, pero en lo espiritual no es así. EN ESTE INSTANTE EL QUE VERDADERAMENTE CAMINA EN MI PALABRA ES EL QUE, AUNADO AL CONOCIMIENTO, AMA COMO YO AMO, SIENTE COMO YO SIENTO, ES VERDADERO COMO YO SOY LA VERDAD (CF. JN 14,6), A SABIENDAS DE QUE EL HOMBRE ES RESPONSABLE DE SUS ACTOS.

La creatura actual cree poseer todo lo necesario para salir adelante en todo lo que se propone y por ello no es analítica, sino seguidora de los modernismos y, por ende, son creaturas que se adhieren al mal en instantes.

La Humanidad vive dentro de la sociedad y es repetidora del obrar y actuar de la “enfermedad cíclica” del desacato hacia Mí, por ello el hombre no vence la corrupción.

El poder del mal en la Tierra ha aumentado gravemente y Mis hijos viven de bajas emociones, se encuentran dentro de una tormenta que no se detiene: llega el sufrimiento, la culpa, llega el rencor, pululan los pecados de toda índole, aumentando consecutivamente el poder maligno en la Tierra.

Amado Pueblo Mío:

ESTE ES UN INSTANTE SUMAMENTE PELIGROSO PARA LAS ALMAS…

 ES EL INSTANTE QUE HA ESPERADO EL MAL PARA ALEJAR, POR TODOS LOS MEDIOS POSIBLES, A LA HUMANIDAD, DE NUESTRA TRINIDAD…

EL MAL HA COLOCADO A LA MASONERÍA AL FRENTE DE LAS ORGANIZACIONES QUE GIRAN LAS DIRECTRICES PARA EL MUNDO, APROVECHANDO EL SILENCIO CULPABLE DE QUIENES CONOCEN LA VERDAD DENTRO DE MI PUEBLO.

Desde tiempos lejanos Mi Pueblo ha sido tratado con gran crueldad, los adoradores del mal han perseguido a Mi Pueblo. El comunismo está apoyado por las principales organizaciones mundiales  que continúan siendo los grandes depredadores de Mi Pueblo. (1) 

Algunos de Mis hijos ya perciben la apostasía que se acerca (Cf II Tes 2,3-4) y dentro de esa guerra espiritual entre las fuerzas del bien y las del mal, entre los que Me adoran y los que son seguidores de la serpiente que les engaña, ofreciendo mayor justicia e igualdad para todos.

PUEBLO MÍO, SEAN GENEROSOS CON SUS HERMANOS QUE PADECEN. USTEDES SEAN MI AMOR, SEAN SENSIBLES Y OREN CON EL CORAZÓN, NO PARA QUE SEAN PERROS MUDOS, SINO PARA NO DESAMPARAR A LOS QUE PADECEN.

Oren hijos Míos, oren por sus hermanos que sufren a causa de la persecución del comunismo.

Oren hijos Míos, oren, que los levantamientos se esparcen a varios países.

Oren hijos Míos, oren por Inglaterra, se vestirá de luto.

Oren hijos Míos, Italia es estremecida.

La Naturaleza continúa cambiando, no es la misma, como el hombre, no es el mismo.

Pueblo Mío:

YO NO LES ABANDONO, AUNQUE LOS VIENTOS SEAN FUERTES Y LAS AGUAS SE AGITEN (Cf. SAL 46,3; 93,4), AUNQUE LOS HOMBRES LES DIGAN QUE SE ENCUENTRAN SOLOS, NO SE ENCUENTRAN SOLOS…

 YO ESTOY CON USTEDES, MI MADRE SE ENCUENTRA CON USTEDES, MIS LEGIONES ANGÉLICAS SE ENCUENTRAN CON USTEDES.

NO TEMAN, EL MAL NO PREVALECERÁ SOBRE MI PUEBLO.

Les bendigo, les amo.
Su Jesús

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA



COMENTARIO DEL INSTRUMENTO

Hermanos:

Nuestro Señor me ha permitido la siguiente Visión:

Miro numerosas creaturas humanas en una pradera, el sol brilla y el cielo despejado deja al descubierto el firmamento.  Por momentos el sol se oculta y el firmamento se oscurece, las personas lo tomaron con naturalidad.

Miro aparecer una bestia que tiene tentáculos y en segundos incrusta sus tentáculos en unas creaturas humanas que se encuentran descuidadas. Y todo cambió, los que eran amables, caritativos y compartían con sus hermanos reaccionaron siendo viles y arremetieron en contra de los que eran sus hermanos, los perseguían y les daban muerte.

En medio de un escenario dantesco, la Madre Santísima aparece y pronuncia las siguientes palabras:

“Así como en un abrir y cerrar de ojos el mal ha tomado el corazón humano y lo ha transformado en piedra, así Mis hijos son tomados por el mal, para que unos sean perseguidores de los otros, para que no se reconozcan como hermanos, para que unos aborrezcan a Mi Hijo. Es un instante lo que el mal necesita para acaparar a una creatura humana y alejarla de Mi Hijo. Por ello, si cada uno conoce su debilidad, hágase fuerte en lo débil y no permita que el mal le tome por sorpresa. Sean humildes y fuertes, sean acción en el obrar y actuar a favor de sus hermanos”.

Y nuestra Madre se alejó.

Miré a unos hermanos alejándose apresurados y otros se agrupaban uniéndose para protegerse.

“Al aumentar la maldad se enfriará el amor de muchos, pero el que persevere hasta el final se salvará.” (Mt 24, 12)

Amén.
/////



Aquí está el enlace para visitar la página: